Article header image
A   A   A
Artículos destacados
Una Buena Nutrición Para Mejorar la Presión Arterial

Medio millón de israelíes sufren de Hipertensión, una enfermedad peligrosa que puede causar graves problemas de salud, incluyendo infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. La buena noticia es que la hipertensión se puede tratar e incluso evitar mediante una nutrición adecuada y ejercicio físico. A continuación le ofrecemos la dieta que cuidará de su salud.

Dra. Sara Kaplan, Nutricionista Principal, Meuhedet

Se estima que una cuarta parte de la población del mundo occidental sufre de Hipertensión. La situación en Israel no es muy diferente: Las encuestas muestran que entre el 15% y el 20% de los israelíesmayores de 20 años de edad (es decir, medio millón de personas) sufre de Hipertensión.
La buena noticia es que existen muchas herramientas para prevenir y tratar la alta presión arterial, empezando por el cambio de estilo de vida. A veces se debe seguir un tratamiento medicamentoso, por supuesto, bajo supervisión médica, pero al mismo tiempo no se debe interrumpir el tratamiento nutricional.

¿Qué es la Presión Arterial?

Para mantener el cuerpo, cada una de las células que lo coomponen debe recibir los nutrientes y el oxígeno necesario para su existencia, expulsar los materiales de desecho. Este trabajo es realizado por la sangre que fluye a través de una extensa red de vasos sanguíneos que llegan a todas las partes del cuerpo.
Los vasos sanguíneos se pueden dividir en tres tipos: las arterias, por las cuales el corazón bombea sangre a todas las partes del cuerpo; las venas, por las cuales la sangre regresa del cuerpo al corazón; y los capilares, tubos de sangre delgados que conectan las arterias con las venas y permiten que la sangre llegue a todas las células del cuerpo.
El flujo de sangre por los vasos sanguíneos hace presión en sus paredes. La presión ejercida sobre las paredes arteriales cuando el corazón se contrae y bombea sangre es mayor que la ejercida sobre las venas, donde fluye la sangre durante la relajación del corazón, entre contracción y contracción.
En una medición de la presión arterial se obtienen dos valores, uno más alto y otro más bajo, por ejemplo 120/80. El valor más alto registrado a la izquierda se llama presión sistólica. Esta es la presión generada cuando el corazón se contrae y manda sangre a las arterias. El valor más bajo registrado a la derecha se llama presión diastólica. Esta es la presión generada durante la relajación del corazón entre contracciones.

¿Qué es la Hipertensión?

Una persona se define como que sufre de Hipertensión cuando sus mediciones repetidas de la presión arterial dan 140/90 o más. La Hipertensión es conocida como el "asesino silencioso", porque generalmente no presenta síntomas, por lo cual hay casos en los cuales durante muchos años el paciente no es consciente de la enfermedad, y por lo tanto no busca tratamiento, lo cual puede causar graves complicaciones a largo plazo, como ataques al corazón, derrame cerebral o deterioro de la función renal.
Sin embargo, la Hipertensión a menudo presenta síntomas, tales como dolores de cabeza, fatiga, náuseas, mareos, visión borrosa y palpitaciones.

¿Cuáles son las Causas de Desarrollo de la Hipertensión?

Entre el 85% al 95% de los enfermos de Hipertensión, la causa de la enfermedad es desconocida. Este estado se conoce como "Hipertensión Primaria". Se supone que en estos casos intervienen factores genéticos, ambientales, psicológicos y de comportamiento, como el trabajo en ciertas profesiones, la obesidad, la diabetes, el tabaquismo, la hiperlipidemia (exceso de grasas en sangre), la falta de actividad física y los antecedentes familiares.
Otro factor de riesgo es la apnea del sueño, relacionada a menudo con la obesidad y la sensibilidad a la insulina. En un 15% de los pacientes, la causa del desarrollo de la Hipertensión es conocida. Esta condición se llama "Hipertensión Secundaria". Entre los responsables de este tipo de Hipertensión se encuentran el estrechamiento de la aorta, la obstrucción de la arteria renal, el tumor de la glándula suprarrenal, el alto nivel de Calcio en sangre (Hipercalcemia) y el consumo de pastillas anticonceptivas.
Además, con la edad, la presión arterial sistólica tiende a aumentar, especialmente en las mujeres (que generalmente comienzan a experimentar distintos fenómenos a la edad de la menopausia). Cuando la presión arterial sistólica aumenta, también aumenta la diferencia entre la presión superior y la presión inferior, lo cual en sí representa un factor de riesgo.

Tratamiento de la Hipertensión
El objetivo del tratamiento en pacientes con Hipertensión es restaurar los valores normales de la presión arterial, previniendo así la aparición de complicaciones a largo plazo. El tratamiento de la presión arterial se divide en dos tipos: Tratamiento sin fármacos y tratamiento con fármacos. No todo el que sufre de Hipertensión necesita un tratamiento con fármacos.
En algunos casos diagnosticados se puede disminuir la presión arterial mediante cambios en el estilo de vida:

Orange Arrow
Bajar de peso (en caso de sobrepeso).
Orange Arrow
Reducir el consumo de sal (Sodio).
Orange Arrow
Reducir el consumo de alcohol.
Orange Arrow
Aumentar la actividad física.
Orange Arrow
Dejar de fumar.
Orange Arrow
Relajar tensiones.
Orange Arrow
Llevar una dieta balanceada que contenga todos los grupos alimenticios básicos, incluyendo vitaminas y minerales.

Cuando no se puede restaurar la presión arterial a los valores normal con sólo cambiar el estilo de vida, el paciente debe acudir al médico, para agregar un tratamiento medicamentoso. Cabe destacar que además de la medicación, se debe seguir la terapia nutricional.

Presión Arterial Diastólica Presión Arterial Sistólica Nivel de Presión
Menos de 80 Menos de 120 Normal
80-89 120-130 Prehipertensión
90-99 140-159 Hipertensión de 1º Grado
100 o más 169 o más Hipertensión de 2º Grado

* Según el Comité Nacional de los EE.UU. para la Prevención de la Hipertensión Arterial (JNC)

Prevención y Tratamiento de la Hipertensión por Dieta

En el año 2006 la American Heart Association (AHA) publicó las recomendaciones dietéticas para el tratamiento de la Hipertensión. La asociación recomienda una dieta llamada DASH – Dietary Approach to Stop Hypertension (Enfoque Dietético para Frenar la Hipertensión), que se ha demostrado que reduce significativamente la presión arterial. A continuación se enumeran los componentes de la dieta, pero es importante destacar que en todo caso, cada uno debe adaptarla a sus propias necesidades con la ayuda de un nutricionista calificado. Esta adaptación es muy importante, especialmente para aquellos que toman medicamentos, debido a la interacción entre los medicamentos y la comida.

Recomendaciones Nutrición
Peso Llegar al peso normal - IMC hasta 25.
Dieta DASH Dieta rica en frutas y verduras y pobre en grasas saturadas y colesterol, que incluye la ingesta de productos lácteos desgrasados y una disminución de la ingesta de Sodio y productos procesados.
Consumo de Sal (Sodio) 3.8 g de sal por día (1500 mg de Sodio).
Consumo de Potasio 4.7 g por día (4700 mg)
Consumo de Alcohol Una copa diaria para mujeres y hasta dos copas diarias para hombres (1 copa: 330 ml de cerveza, 140 ml de vino, 40 ml de licor).
Entonces ¿Qué y Cómo se Debe Comer?
Orange Arrow
Llevar una dieta equilibrada adaptada a las necesidades individuales del paciente. Si es necesario, haga una dieta baja en calorías para lograr un peso corporal deseable.
Orange Arrow
Consumir alimentos ricos en fibra, como verduras y frutas con cáscara, avena y cereales integrales (arroz integral, trigo sarraceno, mijo, etc.).
Orange Arrow
Consumir verduras y frutas de todos los colores.
Orange Arrow
Se puede agregar zumos de frutas y verduras.
Orange Arrow
Beber en abundancia.
Orange Arrow
Reducir el consumo de sal (Sodio). No es necesario renunciar a la sal por completo, pero es importante minimizar el consumo de productos ricos en Sodio, tales como sopas, comida enlatada y otros alimentos procesados o preparados.
El Consumo de Sodio (Sal)

Recomendación: Consumir 1500 mg de Sodio (3.8 g de sal) por día. Se debe limitar la ingesta de sal, lo cual no significa que la comida tiene que ser sosa o monótona. Incluso en esta dieta las comidas pueden variar de modo que sean deliciosas, nutritivas y agradables. Para mejorar el sabor de los alimentos se pueden utilizar diferentes métodos de cocción, tales como a la parrilla, al vapor, la cocina y horneado al agua. Además, se puede utilizar especias para reemplazar la sal (ver tabla).
De todos modos, al comprar productos alimenticios, lea la etiqueta del envase para saber la cantidad de sal que contiene. Términos como Glutamato de Sodio, Glutamato Monosódico, Nitrato de Sodio y Sodio indican la presencia de sal en el producto. En las tiendas se venden distintas clases de sustitutos de sal, pero éstos deben utilizarse únicamente después de recibir la aprobación del médico.

El Consumo de Potasio

Recomendación: Consumir alrededor de 4700 mg de Potasio al día, principalmente de frutas y verduras. Estudios realizados han encontrado una relación directa entre la ingesta de Potasio y la disminución de la presión arterial, pero CUIDADO: Es importante recordar que el alto consumo de Potasio, especialmente de suplementos dietéticos, pueden generar un exceso de potasio en el cuerpo (Hiperkalemia), una condición que puede causar trastornos en el ritmo cardíaco. Las personas mayores que toman medicamentos que aumentan el nivel de Potasio (tales como los medicamentos del grupo de los ACEI o ARB, o diuréticos) y las personas con insuficiencia renal corren un alto riesgo de Hiperkalemia. Por lo tanto, se debe consultar un médico antes de tomar estos suplementos.
Alimentos ricos en Potasio: Verduras - alcachofa, patata dulce, zanahoria, col, coliflor, cilantro, germen de trigo, remolacha, alubias, perejil, setas, colinabo, menta, eneldo, ajo, papa, espinaca. Frutas - aguacate, anona, banana, guayaba, melón, mango, uva, kiwi, nísperos, dátiles, higos, frutas secas, jugos de frutas.

El Consumo de Calcio

Recomendación: Consumir alrededor de 1500 mg de Calcio al día. Estudios realizados han encontrado una relación directa entre el déficit de Calcio y la Hipertensión..
Alimentos ricos en Calcio: leche, quesos, pescados con espinas, semillas de sésamo, tahina, halva, col, frutas secas, soja, almendras, nueces, semillas.

El Consumo de Alcohol

Recomendación: una copa diaria para mujeres y hasta dos copas diarias para hombres (1 copa: 330 ml de cerveza, 140 ml de vino, 40 ml de licor). Estudios realizados han encontrado una relación directa entre el consumo de alcohol y la Hipertensión.

Bajar de peso

Recomendación: IMC de 25 o inferior. Estudios realizados han encontrado una relación directa entre el sobrepeso y la Hipertensión. La disminución de peso a menudo conduce a una disminución de la presión arterial, aún antes de alcanzar el peso ideal. Un estudio que examinó los resultados de 25 e studios encontró que incluso una baja de peso de alrededor del 5% condujo a una reducción significativa de la presión arterial sistólica y diastólica.

Qué Comer y Qué No Comer Para Mantener la Presión Arterial?
Alimentos Recomendados Alimentos No Recomendados
Carnes:
Pollo, pavo, res, ternera, sustitutos de carne hechos de soja sin sal.
Carnes en conserva, carne ahumada, fiambres y embutidos, salchichas, lengua ahumada, comidas preparadas de soja
Condimentos
Mostaza en polvo, cebolla en polvo, ajo en polvo, comino, nuez moscada, orégano, vainilla, rum, jengibre, vinagre, rábano picante casero, limón, menta, curry, hojas de laurel, eneldo, perejil, pimentón dulce, semillas de sésamo, clavo de olor, cúrcuma
Sal y todo condimento impuro que contenga sal, como sal de apio o sal marina. Salsas preparadas como salsa de soja, chile, mostaza o ketchup. Condimentos mixtos como mezclas para la carne a la parrilla o para el pollo a la parrilla
Sopas
Todas las sopas de verduras, o carne, a condición de que sean caseras.
Sopas preparadas y todo tipo de esencias y sopas en polvo.
Pescados
Pescado fresco sin sal.
Pescados en conserva, pescados salados y ahumados, sardinas, anchoas, salmón ahumado, pescados congelados con rebozo.
Quesos y Productos Lácteos
Leche, Eshel y Leben (productos de leche agria), quesos blancos sin sal.
Quesos amarillos, quesos salados y procesados, quesos azules, quesos ahumados
Verduras
Toda clase de verduras, frescas y congeladas.
Verduras en conserva, verduras en salmuera (como pepinillos, aceitunas y coles).
Frutas
Toda clase de frutas frescas y secas, sin conservantes.
Frutas en conserva, frutas secas con conservantes o con sal
Grasas
Aceites, margarina sin sal, aguacate, semillas sin sal (nueces, almendras y otras semillas), tahina casera, mayonesa casera.
Manteca salada, margarina común, aceitunas, pasta de aceitunas, semillas saladas, tahina industrial, mantequilla de maní.
Pan, Tortas y sus Sustitutos
Toda clase de panes de toda clase de harinas, arroz, papas, pastas, fécula de maíz, sémola, etc.
"Almendras para sopa", bocadillos salados, tostadas y galletas saladas.
Actividad Física para Bajar la Presión Arterial

El cambio en la dieta debe ir acompañado de actividad física, realizada bajo la supervisión de profesionales calificados. La actividad puede dar lugar a una disminución de la presión arterial y prevenir el desarrollo de la Hipertensión en el futuro. Si bien el ejercicio aumenta la presión arterial, pero la actividad de moderada a alta intensidad, acompañada por profesionales, puede reducir el riesgo de desarrollo de Hipertensión en la vida cotidiana.
El ejercicio es también parte integral del tratamiento de los hipertensos. Las entidades de salud recomiendan que toda la población haga 30 minutos de ejercicio por día. La actividad puede ser dividida en tres sesiones cortas, de 10 minutos cada una.
Las actividades recomendadas en este caso son aeróbicas, como corrida, caminata, ciclismo o remo. En estas actividades se mueven los músculos del cuerpo en una alta intensidad. Asimismo, las organizaciones recomiendan la combinación de sesiones de entrenamiento con pesas, para fortalecer los músculos.
Los pacientes hipertensos deben tomar precauciones especiales en todo lo que se refiere a la actividad física. Antes de comenzar la actividad, deben consultar un médico y un guía profesional, para adaptar el entrenamiento a las necesidades de cada uno. También deben asegurarse de tomar su medicación correctamente y a tiempo.